El efecto de la lengua extranjera: de Mandela a Guardiola

“Si hablas a un hombre en una lengua que entiende, el mensaje llega su cabeza. Si le hablas en su lengua, le llega al corazón“. Nelson Mandela.

Pep Guardiola es, con un sueldo de 17 millones de euros anuales, el entrenador mejor pagado del mundo. Pero, además, desde su llegada al Bayern de Munich su prestigio, que ya era enorme en su etapa del Barcelona, está aumentando de tal manera que se está convirtiendo en uno de los líderes mejor valorados de Europa, más allá incluso del mundo del deporte.

Cuando dejó el club de sus amores, se trasladó a Nueva York, donde estuvo un año perfeccionando su inglés y, al parecer, aprendiendo también alemán, lengua en la que se expresó desde el primer día de su presentación como nuevo entrenador del club bávaro.

Podía haberse limitado a hablar un correcto inglés, como hacen muchos profesionales de distintas disciplinas, y a buen seguro que nadie le hubiera achacado nada a un entrenador de su categoría que, a estas alturas, no tiene nada que demostrar. Pero Pep Guardiola quiso dar un paso más, optó por practicar con el ejemplo, y su gesto ha causado admiración además de en Alemania, en toda Europa.

mandelaOtro líder que entendió las virtudes de compartir la lengua de tu interlocutor fue Nelson Mandela. El líder sudafricano aprendió afrikáans, la lengua de sus adversarios políticos, durante su encarcelamiento en la cárcel de Robben Island.

Esta circunstancia se rebeló como fundamental en sus negociaciones con el presidente Frederik Willem de Klerk, las cuáles desembocarían en el fin del apartheid y las primeras elecciones con sufragio universal, en 1994, las que ganaría precisamente Mandela.

Además de la empatía que conseguía con su interlocutor, se une el denominado Efecto de la Lengua Extranjera. Según ésta teoría, si nos expresamos en una lengua diferente a nuestra lengua materna, respondemos de manera más fría, lógica y racional, y superamos el irracional miedo a la pérdida causado por nuestras emociones.

Se mire por donde se mire, siempre es una gran ventaja ponernos en situación y hablar en el idioma de nuestro interlocutor.

Fuente: Laura Ortega, en divulgame.org

Si te apetece compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en Novedades de Byvox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Twitter: byvox